jueves, 4 de noviembre de 2010

Un poco más de mí

Haciendo un repaso matutino por los blogs que normalmente sigo, surgió la idea del post de hoy. Me parece una buena forma de seguir presentándome hablar de mi coche, ya que dice muchísimo de mí.

Hasta el día de hoy sólo había tenido otro coche, un clio campus azul metalizado y que me compró mi padre de segunda mano para que cogiera soltura (léase le des todos los golpes del mundo y no pasa nada, porque el coche se compró para los maltratos propios de una conductora novata). Un buen día el coche tuvo un fallo eléctrico, y después de ir al taller una y otra vez, no dieron con el problema, por lo que me dejaba tirada día sí y día también cuando se le acababa la batería. Tengo que decir que todos estos problemas (llamar a la grúa mil veces, ir al taller, cambiar ruedas, etc) siempre los he resuelto yo, ya que el coche me lo compraron con la condición de que me tenía que hacer responsable absolutamente de todo, y la excusa de la edad no valía.

Hace casi un año decidí comprarme un coche nuevo, nada de segunda mano, había aprendido la lección. Pero lo que tuve claro desde el principio es que quería un coche que me durara añossss, que fuera pequeñito, ya que para moverse por la ciudad y aparcar es imprescindible, y que nada más verlo supiera que iba a ser mi coche. El flechazo surgió en una feria del motor, tanto que casi me sacan del coche a rastras porque me lo llevaba puesto si me llegan a dejar.

Para los que no conocéis el fiat 500 os diré que es un pelín caro para lo que es (sólo un pelín) pero vale la pena. Está super bien equipado, y lo puedes personalizar como quieras sin que suponga un desembolso astronómico. En mi caso, me camelé a la vendedora y los detalles metálizados de los espejos, el bigotito característico del fiat antiguo y la línea vintage del capó, me los regaló. Y yo tan feliz.

Espero que os guste.





Traviesa Diseño Libre

3 comentarios:

Ella dijo...

Aunque siempre me han gustado los coches grandes, reconozco que éste es muy mono. Yo últimamente estoy obsesionada con el Mini Cooper... (y eso que me gustaban los coches grandes)

Traviesa dijo...

El Mini también me encanta, pero se me salia totalmente de presupuesto, y yo no soy una fan de los coches, no quería tener que trabajar sólo para pagarme un coche y cuando termine de pagarlo, tener que comprar otro,jajajaja

Ya te lo enseñaré en persona, seguro que cambias de oponión.

Gracias por las visitas, esto está muy solitario ;)

La Chimenea de las Hadas dijo...

precioso...suerte con el...besines