martes, 24 de enero de 2012

La Fabrique de Lunettes

Ayer comenzaba la semana con un vídeo promocional de Lula Magazine, una revista francesa que siempre es una fuente de inspiración. He pensado que podíamos quedarnos en París, y aprovechar para hablar de La Fabrique de Lunettes, una óptica con espíritu de los 50 situada en el barrio de Le Marais, y cuyo proyecto fue llevado a cabo en el año 2011 por Marc Ifrah Architecture.
El local ocupa la planta baja de un edificio Haussmanianno, y presenta 120 m2 de superficie donde anteriormente existía un viejo banco. Todo un reto.
El diseño fue pensado para recrear un ambiente hogareño, de manera que la distribución de la planta se realizó mediante compartimentaciones tratándola como si fuera un piso, consiguiendo así distintos espacios, la sala de espera, la sala de estar, el cuarto de los niños y el laboratorio. La estética de la tienda fue totalmente personalizada e inspirada en los colores y los cuadros de Mondrian. Encuentro realmente acertada la reinterpretación, fusionándola con habilidad hasta el punto que la hacen suya propia. Y no era tarea fácil.



El estilo años 50 lo encontramos en detalles como el revestimiento de paramentos verticales y horizontales con azulejo 10x10 gris oscuro y blanco, imitando el tejido de pata de gallo a una escala superior. El mobiliario también se seleccionó cuidadosamente en mercadillos de París para conseguir verdaderas piezas vintages de los años 50. No han dejado ningún detalle al azar, y hasta la tipogría del logotipo está en armonía.





Los expositores de las gafas son armarios que se hicieron a medida siguiendo la línea de diseño, desarrollando figuras cúbicas con los frentes pintados de amarillo, rojo y azul, remarcados perimetralmente en negro, y retroiluminados en la parte superior, donde se encuentra la exposición de las gafas, y cerrados en la parte inferior, como zona de almacenaje. La parte superior tiene espejos colocados en ángulo jugando con el cliente, ya que permiten observar las marcas de las gafas a través de ellos, consiguiendo una doble función, dando información del producto y aportando profundidad al espacio.



Una parte muy importante del proyecto es la fachada de vidrio abierta totalmente al exterior, permitiéndo al trauseunte ver el espacio, y tentándolo con habilidad a mirar hacia el interior. Con el mismo azulejo pero en color marrón se ha revestido el paramento, y es en este punto donde comienza a funcionar el proyecto, ya que el contraste entre el rollo moderno de la óptica y el estilo parisino, ya es en si mismo un buen aliciente para entrar.

Vía: Archdaily Fotos: Archdaily Fotógrafo: David Cousin-Marsy

Yo lo tengo claro, cuando vuelva a París, me paso.
Besitos
Clara

6 comentarios:

Fran dijo...

Ese aire sesentero me encanta. ¡Estás tú muy afrancesada últimamente Traviesa!
Un abrazo
Fran

Tatiana Doria dijo...

Cuánto detalle en el que fijarse....

www.tatianadoria.blogspot.com

Traviesa Diseño Libre dijo...

Fran:
Si, un poco, según me dé...ya lo dice el nombre, diseño libre,jajaja

Tatiana:
Si efectivamente, demasiado para detallarlo todo sin mataros de aburrimiento ;)

besos a los dos,mis solitarios comentaristas!!!

Sra. Farnsworth dijo...

Algunos de estos muebles, me los llevaría para mi casa!!!!

decopuntosuspensivo dijo...

Me encanta!!! y el suelo con pata de gallo, increible!!!
Un beso

Fani

PMOSQ dijo...

Desde luego que es un lugar para visitar!!! me encantan los muebles estilo Mondrian.
Besos
Patri